Como Hiroshima criolla.

“… un duelo del que tal vez empiece de una vez a desprenderme”

Como Hiroshima,
ciertas paredes registran -entre grietas-
las radiografías de vecinos nuestros,
aquellos que caminaban nuestras calles,
y ya no pueden dirigirnos la palabra.

Atrás de nuestra retina desfilan sombras.
Atrás de nuestra garganta, sus sonidos.
Recordamos la mesa compartida,
aprendimos el afecto
cuando su piel estaba en nuestra piel.
Cuando nos daban de mamar,
cuando nos abrazaban,
cuando estrechábamos sus manos,
cuando nos contaban el mundo
y señalaban el caballo de oro del cielo.

A veces nos despiertan los textos…
o un aroma o el hijo o el nieto
con esos rasgos que eran de Ella, o de Él.

Y no acertamos a saber qué parte de quién duele.

Como Hiroshima criolla
donde la luz, la ráfaga, el sonido,
por unos momentos nos superó.

————————–

“… un duelo del que tal vez empiece de una vez a desprenderme”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: