Sopla del Este

No puedo quedarme, ni partir.

No puedo morir, ni respirar.

El corazón impulsa caudales desesperados de sal.

Un buitre da picotazos a mi esperanza de fénix absurdo.

Y un ciego guía a otro ciego.

salvador dali

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: