Caderas de cuna

Es que aquella vez
-entre sábanas antiguas-
bordaste tus labios en mis ojos.

Aquella, aquella vez fuiste jengibre,
romero y tomillo sobre mi vientre
y tu ritmo traducía la voz de tu corazón.

Cruzaste las piernas sobre las mías
te adueñaste de mi saliva.
Te desgajaste
como un eucaliptus en la tormenta.

Tus caderas de cuna,
señalaban mi alma.
Y tu perfume jadeaba
una brújula roja.

Y al día siguiente

¡el mundo!

Anuncios

2 pensamientos en “Caderas de cuna

  1. violetismo dice:

    verdaderamente hermoso!

  2. Gabriela dice:

    me dio la sensacion de una fertilidad amorosa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: